Patinete eléctrico Xiaomi: mi revisión

En cuanto tuve la oportunidad de probar el patinete eléctrico de Xiaomi me puse a ello y me asaltó la convicción de que este aparato sería toda una sensación.

Realmente no había tenido hasta entonces la oportunidad de probar en serio otros patinetes eléctricos y mis expectativas eran altas. Como no conducía coche ni tenía una motocicleta, el hecho de poder dar con un medio de transporte personal con el que me sintiera cómodo en la ciudad me atraía muchísimo.

El patinete eléctrico Xiaomi M365: recepción

El patinete eléctrico Xiaomi M365, que es como se llama oficialmente el modelo de patinete eléctrico más popular de Xiaomi en estos dos o tres últimos años, se envía plegado en una caja que contiene aparte del patinete eléctrico:

  • un manual de uso,
  • dos llantas de repuesto,
  • un adaptador de corriente,
  • un conector de carga de repuesto,
  • un destornillador
  • y cuatro tornillos para el manillar.

Montar el manillar es realmente el único trabajo que hay que hacer para tener el patinete listo y dispuesto para recorrer las calles.

Primeros viajes

Cuando lo encendí por primera vez, vi que el patinete estaba ya cargado parcialmente, así que no lo dudé y me fui a un carril bici cercano a hacer mi primer recorrido.

Para activar el motor eléctrico es necesario mover el patinete. Así que di un primer empujón con mis piernas y apreté la palanca del acelerador, que se encuentra en el lado derecho del manillar. En aquel momento no pensaba que esta máquina tuviera tal aceleración y velocidad.

El fabricante afirma que la velocidad máxima es de 25 km/h y que tiene una autonomía de hasta 30 km por carga. Son cifras muy buenas. Aunque pueda parecer que la velocidad máxima no es maravillosa, ten por seguro que es suficiente para adelantar a muchos ciclistas en el carril bici. Y a esa velocidad, los trayectos en este patinete eléctrico se hacen con total suavidad y sin problema.

Así que me pasé todo el fin de semana conduciéndolo por carriles bici. Dado que Xiaomi es un fabricante chino, realmente no esperaba que la autonomía fuera de 30 km con mis 85 kg, aunque sólo fuera porque el chino medio es más menudo y ligero. Aún así, puedo afirmar que a 24 km por lo menos llega sin problemas. Aparte, el patinete se recarga solo mientras conduces.

Cuando vas cuesta abajo y aprietas el freno, el patinete se recarga con la fricción. Si la batería se descarga del todo, no hay que desesperarse. Simplemente camina un rato con él y después podrás moverlo de nuevo un rato.

La app Mi Home

El patinete puede emparejarse con la app Mi Home. La app funciona bien, tanto en iOS como en Android, pero la comunicación entre el teléfono y el patinete es un poco desastrosa, tal y como queda demostrado por las calificaciones mediocres que recibe de los usuarios. La app en sí es muy clara y fácil de usar.

Aparte de la información básica, como el número de serie, ofrece datos de la velocidad actual, velocidad media, distancia total, estado de la batería e incluso de la temperatura del aparato. Y bloquea el patinete de una forma tan sencilla como deslizando la pantalla a la izquierda en el menú principal.

Construcción

A primera vista, el patinete parece bastante robusto, así que decidí hacer un recorrido serio, de mi casa al trabajo y probarlo así en superficies más rugosas y difíciles. Después de todo, el patinete está diseñado para la ciudad. Lo cierto es que el patinete de Xiaomi superó la prueba sin ningún problema.

Asfalto, tierra, baldosa o empedrado no son problema para él. A veces tendrás que frenar y a veces notarás que el patinete no tiene amortiguadores en las ruedas, como otros, lo cual es una pena. En cualquier caso, a los pocos kilómetros aprenderás a absorber con tu cuerpo cualquier bache que pueda haber en los caminos menos lisos.

El patinete eléctrico de Xiaomi está hecho principalmente de metal, pero aún así su peso no pasa de 12,5 kg. Tiene un botón en el centro del manillar para ponerlo en marcha. Si está encendido y se aprieta otra vez, encenderá la luz delantera, la cual es de notar por su brillo potente que ilumina la carretera incluso cuando hay una oscuridad total.

Manillar

El tacto de los manillares también es muy agradable. Tiene una cierta rugosidad que permite que las manos no resbalen. En el lado izquierdo del manillar hay un timbre y un freno que funcionan razonablemente bien.

Al principio, la presencia del freno a mi izquierda me hizo pensar que valdría para frenar la rueda delantera. Pero después del primer patinazo, la duda quedó resuelta: frena la rueda trasera.

A la derecha está la palanca del acelerador, que es de plástico y no parece demasiado resistente si se le va apretando mientras se circula en un camino con baches. Tras una semana de pruebas mi impresión es que el manillar es quizás la pieza más débil de esta máquina, por las juntas y algún material como el de la palanca de aceleración.

Ruedas

Las llantas del patinete eléctrico Xiaomi M365 son suficientemente anchas y no hay demasiado peligro de resbalar ni siquiera en una curva pronunciada. Lo que me preocupan más son los guardabarros, que, como el acelerador, son de plástico. No entiendo realmente por qué el fabricante no usó metal aquí.

Tablero

En cambio no hay nada que reprochar al centro del patinete. La base es ancha, de forma que es posible ir de frente sobre ella, con los dos pies en paralelo. Y es suficientemente ancha para acoplar a un pequeño delante, por lo que un pequeño paseo de un adulto y un niño, con cuidado, es posible. Lo cierto es que la normativa seguramente prohibirá en España esta práctica en la vía pública, pero nada impide hacerlo en algún sitio privado, con poco tráfico y con la prudencia necesaria.

El suelo antideslizante de la base también es bueno, con lo que circular con zapatos mojados no es problema. Xiaomi afirma que el patinete tiene certificación IP54, que permite circular con lluvia ligera. Y bajo la base hay un conector de carga en la parte delantera.

El patinete eléctrico Xiaomi M365 también tiene una pata de cabra, como todos, para mantenerlo vertical cuando lo dejamos parado y una luz roja trasera para facilitar la visibilidad a los otros vehículos y transeúntes.

Plegar el patinete eléctrico

Y plegar el patinete es muy sencillo, realmente, y lleva unos pocos segundos.

Lo único que hay que hacer es soltar el enganche del pie del manillar, doblar dicho manillar hacia atrás y fijar el enganche superior del manillar en la pieza correspondiente sobre el guardabarros trasero. Es un movimiento sencillo y rápido una vez que lo has hecho dos o tres veces. De esta forma, trasladar a mano el patinete es sencillo.

Conclusión

Dicho todo lo anterior, recomendaría un patinete eléctrico como éste de Xiaomi, a todo aquél que tenga la oficina o la escuela a pocos kilómetros de casa y no quiera o no pueda hacer el trayecto en coche o en transporte público. Montar un patinete eléctrico es realmente una experiencia estupenda y muy divertida. Si le coges el gusto, será difícil que te acabes cansando de hacerlo.

Si estás interesado en este patinete de Xiaomi, puedes adquirirlo a buen precio, por ejemplo, en Amazon. Puedes consultar aquí su precio y condiciones.